lunes, 7 de diciembre de 2009

Sí, Limeta, te cambian la vida. Quieras o no. Y cuánto te la cambian depende -como otras cosas- de cuánto permitas que te la cambien. Yo no soy nadie para juzgar cuánto está bien, sólo puedo decir cuánto me lo intento permitir: todo. El tiempo dirá. De una u otra manera el tiempo va a pasar.

mi respuesta al comentario 11 del post anterior.

6 comentarios:

Limada dijo...

=) cuando me toque a mi esto de la maternidad (alguna vez sucederá) le cuento... Pero tengo pensado pasarlo muy, muy bien con ese asunto!

Una abrazo!.

mi otro yo dijo...

Ahhhhh yo quiero ese cambio en la medida que quiera venir. y tu hijita es terriblemente hermosa!

Manón dijo...

cada vez estoy más convencida de que el equilibrio emocional del crío está íntimamente relacionado con la no-resistencia a ese cambio

(porque, you know, los melones se van acomodando ;-))

cuti dijo...

bueno, limeti, pero va a ver que en muchas ocasiones el concepto "pasarla muy muy bien" no va a tener aplicación. Lo cual tampoco significa nada malo.

ese cambio va a venir en la medida que ud. quiera, moy.

yo le creo, manoneta. Le creo todo.

Limada dijo...

Anoto!

dijo...

usté emociona, cuti. quequierequelediga

=)